mar 5, 2016

[8 Marzo] Comunicado y convocatorias


Categoría: Acciones y campañas
Hoy es  8 de marzo, día de la Mujer Trabajadora, jornada de reivindicación, de homenaje y de recuerdo a todas las que han luchado, que luchamos y lucharemos. Por eso, no nos conformamos con ramos de flores, discursos vacíos ni formalismos institucionales, y hacemos memoria histórica para entender el presente: En 1910 se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, gracias a la II Internacional Socialista de Mujeres.
*
La juventud castellana revolucionaria trabajamos por la lucha feminista en Castilla desde la perspectiva de una triple opresión, y por ello, cada día, plantando cara a tres frentes en clave de género, de clase y de liberación nacional. Tres luchas que sólo de la mano podrán conducirnos a un futuro libre, tres luchas que deben implicarnos a toda la juventud, mujeres y hombres, estudiantes, trabajadoras y trabajadores que vivimos en nuestro pueblo. Como las mujeres kurdas, como las Panteras Negras, como las campesinas indígenas de Chiapas o como las milicianas del Donbass, hemos aprendido la importancia de entender la triple opresión para poder hacerla frente, y, desde las circunstancias de cada pueblo, tenemos en común con todas las revolucionarias del mundo la voluntad de trabajar por nuestra emancipación y luchar por la igualdad, la justicia social y la autodeterminación de nuestros pueblos.
*
Los retos de la triple opresión en Castilla tienen rostro de mujer trabajadora: El primero de ellos es la lucha contra la violencia de género en todas sus manifestaciones: una violencia contra nuestras mentes y nuestros cuerpos para utilizarlos como instrumentos al servicio del patriarcado y el capital. No podemos olvidar todas las mujeres asesinadas a manos de la violencia machista en Castilla, como tampoco olvidamos el drama que sufren las mujeres refugiadas, las víctimas de la violencia del Estado, las mujeres migrantes, las tratadas, las mutiladas, las silenciadas, o las víctimas de la violencia homófoba. Violencia son también las consecuencias de la crisis económica en la mujer castellana: sigue existiendo la brecha salarial, convirtiendo a la mujer en la fuerza de trabajo más barata, o bien relegándola al papel de cuidadoras precarizadas ante la desaparición de los derechos sociales y laborales más básicos, generador de dramas diarios de desahucios, despidos, depresiones y una lucha constante en la conciliación laboral de casa y trabajo. Somos además conscientes de los grupos especialmente vulnerables en Castilla que son invisibilizados, tales como las mujeres mayores y las del ámbito rural. Por todo ello necesario luchar por conseguir el empoderamiento de un feminismo de clase, crítico y revolucionario. En el plano nacional siempre se han silenciado la lucha de las mujeres castellanas que han hecho historia: desde María Pacheco a las milicianas de los frentes republicanos de la Guerra Civil, las feministas que lucharon en la Transición y nuestras compañeras presentes. Es un reto muy importante para toda juventud castellana recuperar la memoria histórica de Castilla desde una perspectiva de género, porque sólo un pueblo que conoce su historia es capaz de defenderla.
*
No podemos olvidar que patriarcado y capital caminan de la mano, el neoliberalismo económico necesita nuestros cuerpos sometidos, nuestras mentes inactivas y nuestro pueblo silenciado. Ante esta realidad, nos queda la organización, la formación, y la acción. Sin la triple emancipación es imposible avanzar en la construcción colectiva del pueblo oprimido como fuerza emancipadora. Desde Castilla y desde todos los pueblos oprimidos: ¡Es la hora de luchar entre todas y todos!
*
Por último, vaya en este 8 de marzo nuestro especial y póstumo reconocimiento a la hondureña Berta Cáceres, militante indígena y ecologista asesinada recientemente por oponerse a los intereses de las multinacionales y al Régimen golpista en su país.
*
¡Triplemente oprimidas, triplemente revolucionarias!
*
Convocatorias
Toledo

Salamanca

Cantabria

Cuenca

Logroño

Albacete

Segovia

Guadalajara



Valladolid

Madrid