abr 17, 2009

Villalar'09: La crisis siempre la provocan lxs mismxs, nuestra respuesta siempre será la misma


Categoría: Comunicados

 

Un año más nos reunimos en Villalar de los Comuneros para conmemorar y celebrar el Día de nuestro Pueblo. Pero no es éste, sin embargo, un año cualquiera, pues lxs trabajadorxs de ésta y otras tierras hemos hoy de lamentar algo más que el truncamiento de la primera Revolución Moderna de la Historia: tenemos que afrontar una crisis sin precedentes del sistema que, desde hace cientos de años, nos humilla, nos exprime, nos explota, nos tortura, nos encarcela y nos asesina: el capitalismo.

A las personas valientes y combativas esto no nos pilla de sorpresa: llevamos años y años denunciando sin tregua los factores que, tarde o temprano, iban a desencadenar la situación actual: la búsqueda desenfrenada de beneficios económicos sin contemplar el interés general, la especulación urbanística que envenena nuestra economía, la corrupción que deslegitima totalmente nuestrxs Ayuntamientos y Juntas, o la creación artificial y arbitraria de dinero, que sólo sirve para favorecer los intereses de las clases dominantes y consolidar su poder.

Ayer nos encontrábamos en una burbuja de abundancia de empleo que sabíamos que en breve iba a estallar: hoy los mercados se hunden y las empresas obtienen menos beneficios; lxs trabajadorxs son despedidxs indiscriminadamente por quienes están en el poder; que utilizan, modifican y vulneran a su antojo las leyes que han creado sin nuestro consentimiento. A esto, el Estado español responde regalándole nuestro dinero a los bancos y a la patronal, de manera que seamos nosotrxs quienes paguemos su crisis.

Día tras día de nuestras vidas, la clase trabajadora castellana saca adelante a este Pueblo, produciendo con el sudor de su frente los bienes y servicios necesarios para su subsistencia, y tejiendo las redes sociales de Solidaridad que lo mantienen en pie. Sin embargo, día tras día nosotrxs pagamos a la patronal y al Estado para que mantengan sus beneficios y privilegios, así como el control de los medios de producción y comunicación, en una aberración esclavista que enmudece de incredulidad e ira.

A tal tiempo, los sindicatos mayoritarios se abalanzan sobre nosotrxs como buitres y, con la excusa de protegernos, nos venden como mercancías, vaciándose de contenido ideológico y vendiéndose ellos al
sistema; observando pacientes y satisfechos cómo desaparecen lentamente las últimas migajas del “Estado del Bienestar”.

Este capitalismo en el que vivimos no está en crisis: es crisis. Es explotación, precariedad, marginalidad, accidentes laborales, abusos, desigualdades; es fascismo, racismo, machismo, homofobia, xenofobia, españolismo, militarismo, integrismo religioso. Es mil y una cosas que, desde nuestra dignidad como personas, como estudiantes y trabajadorxs de Castilla, no podemos tolerar.

No nos valen reformas, no aceptamos pactos; estamos hartxs, humilladxs y cansadxs de esta supuesta democracia que nos maltrata, y no esperamos que vayan a luchar por nuestros derechos, por eso animamos a la juventud de Castilla a que directamente se organizarse y luche para acabar con todas las formas de opresión que sufrimos. A lxs que nos acusan de radicalismo les contestamos que sí, que somos radicales, pues deseamos un cambio de nuestra sociedad desde la misma raíz; a los que nos acusan de odiar les respondemos que sí, que sentimos odio: odio y rencor. Y cada día más, pues lxs jóvenes castellanxs de hoy somos lxs hijxs del hambre y de la miseria del ayer, llevamos en nuestras venas el sufrimiento de lxs campesinxs y obrerxs que vivieron la oscuridad de la Guerra Civil y el franquismo; así como la decepción y el estupor de nuestros padres, que asistieron a aquel inmenso engaño que muchxs se dan en llamar "Transición a la Democracia".

Es ahora, al abrir los ojos y ver que nuestra situación no es mucho mejor que la que vivieron quienes nos preceden, que ese odio y ese rencor se disparan; es hora de, citando a Salvador Allende, "armarnos de piedras, de palos, de machetes", y “llegar a los Olimpos gobernantes a recabar nuestros derechos".

No hemos de tener miedo, pues nosotrxs somos humildes pero poderosxs; de nuestra mano está el futuro y la construcción de una sociedad libre y justa en la que Castilla se levante, en la que nuestros campos despierten y en la que sintamos que el Canto de Esperanza no ha sido entonado en vano.

Nosotrxs somos luchadorxs que aúnan fuerza y razón, y que mañana se alzarán para seguir el camino de Padilla, de Pacheco, de Bravo, de Maldonado, proclamando a los cuatro vientos nuestro lema: "Común es el sol y el viento, común ha de ser la tierra, ¡que vuelva común al Pueblo lo que del Pueblo saliera!" y jurando que no descansaremos ni un solo minuto hasta que todxs lxs hombres y mujeres de Castilla toquemos con las puntas de los dedos nuestra más absoluta libertad.

¡VIVA CASTILLA LIBRE Y SOCIALISTA!


Yesca, la juventud castellana y revolucionaria