feb 28, 2009

[Valladolid] PELIGRO, ¡NOS ESTÁN ROBANDO! Lucha contra los parquímetros


Categoría: Acciones y campañas

Llevan tiempo haciéndonos creer que la implantación de la zona azul es la solución a los problemas de aparcamiento que tienen l@s residentes, sobretodo a determinadas horas. Pero nada más lejos de la realidad, ya que la zona azul lleva aparejados otros problemas, ya vistos en otros barrios que la tienen implantada, sin llegar a solucionar el anteriormente citado.

Uno de ello, son las horas en las que se encuentra vigente, no coincidiendo con la mayor parte de los finales de las jornadas laborales, haciéndose igual de difícil aparcar, al finalizar éstas. Otro es que la tarjeta de residente NO TE GARANTIZA UNA PLAZA, sino la posibilidad de poder aparcar en esa zona, volviéndose por tanto a la situación vivida sin zona azul, pero pagando ahora por ello, un importe al año. Conocidos son además, los casos ocurridos en otras zonas “ORArias”, en las cuales se expiden el mismo número de tarjetas, e incluso superior, al número de sitios existentes en dicha zona, convirtiéndose el aparcar en toda una odisea, aún pagando. Además, la función de la zona azul es su implantación en zonas con gran actividad comercial (centro de las ciudades), existiendo otro tipo de soluciones encaminadas a resolver los problemas concretos que sufren los barrios, como pueden ser la construcción de aparcamientos económicos para residentes, así como la mejora y abaratamiento del transporte “público”, pudiendo hacer esto último innecesario el tener que recurrir al coche en nuestros desplazamientos dentro del casco urbano.

Por eso os animamos a que no os dejéis engañar, que la zona azul no es una solución real a nuestros problemas, solamente un método fácil de que el consistorio, así como la empresa adjudicataria de la ORA se lucren con nuestro dinero, ofreciéndonos un servicio irreal y vergonzoso como es el tener que pagar para poder aparcar en las calles de nuestro barrio.

Calles desiertas incluso a altas horas de la noche



Comienzan los ataques por parte de l@s vecin@s